Reportaje biografía de Tino Casal: Pedro Ángel Sánchez (@pedroangelsanch)


Un accidente de tráfico acababa con una de las voces más emblemáticas de la década de los 80. Julián Ruíz, amigo íntimo y productor de los cinco discos del artista, nos ayuda a echar la vista atrás para conocer un poco mejor al intérprete de temas tan míticos como «Embrujada» o «Eloise» ahora incluídos en «De la piel del diablo. La colección definitiva».

Tino Casal no pasaba desapercibido. Su estética, su forma de moverse a la hora de interpretar y su carisma hicieron de él todo un referente para aquellos que amaban la música en los años de «La Movida».

biografía de tino casalNacido en Asturias en febrero de 1950 su pasión por el arte le llevó a convertirse en una de las figuras clave para entender una década marcada por las ansias de libertad y por una manera única de entender la vida. Todo ello unido a unas canciones que siguen transmitiendo el espíritu de aquellos años han hecho posible que aún hoy en día su recuerdo siga vivo en la memoria de muchos de nosotros.

Un adelantado a su tiempo

«A Tino Casal no se le ha olvidado porque sus canciones han envejecido bien. Estuvimos en la vanguardia en lo que se refiere a la revolución digital: con los sintetizadores, la batería electrónica… Han pasado los años y muchos siguen trabajando con esos aparatos que nosotros utilizábamos. Es más… ¡más quisieran muchos poder trabajar con ellos en la actualidad!«, nos dice Julián Ruíz.

Canciones inolvidables para toda una generación que transmitían ese ansia por innovar del artista y su productor.»Nuestro espíritu era estar a la última, queríamos estar al tanto de lo que se estaba haciendo a nivel internacional. Esa innovación sonora mezclada con canciones fantásticas, hechas a base de una «intro», estrofa, puente y estribillo (algo que ya apenas se hace), junto a unas letras de insolencia social como podía ser por ejemplo ‘Champú de huevo’ y la exuberante imagen de Tino se convirtió en la fórmula mágica«, reconoce Julián Ruíz.

La voz de Tino

Julián Ruíz, productor de otras grandes bandas míticas de los 80 como la Orquesta Mondragón, Cómplices o Alaska y Pegamoides nos dice qué era eso que diferenciaba a Casal del resto: «Cuando se hace la mezcla final de una canción lo que más se escucha es la voz del intérprete. Y la voz de Tino era la mejor. Eso ya lo dice todo».

¿Cómo era Tino a la hora de meterse en un estudio de grabación? «A la hora de meter la voz siempre se ponía enfermo, siempre tenía gripe o algo por el estilo«, bromea Julián. «Tenía el típico miedo escénico que rodea a todos los cantantes, no sólo a Tino. Lo tenía hasta el propio Michael Jackson o Annie Lennox«.

El nuevo Nino Bravo para las discográficas

Curioso resulta como un artista con tanta personalidad estuvo a punto de que la industria le convirtiera en una nueva gran figura de la canción melódica de las que venían triunfando por entonces. «Yo le conocí en el sello Polydor. Vestía muy estrafalario, para mi gusto excesivamente «kistch». Pero le gustaba que a nivel profesional siempre hubiera hecho lo que me había dado la gana. Él lo tenía mucho más difícil porque por entonces las discográficas querían que fuera el nuevo Nino Bravo«.

Finalmente el trabajo conjunto entre Tino Casal y Julián Ruíz dio sus frutos y sus cinco trabajos discográficos se convirtieron en éxito gracias a un estilo muy alejado de lo que buscaban las compañías discográficas.

Casal en las distancias cortas

¿Cómo era un referente como Casal en aquellos años en el «tú a tú»? «Era una persona muy normal. Yo era mucho más divo que él», bromea Julián. «Él era mucho más humilde, más sincero, accesible aunque no lo pareciera por su indumentaria.  Y cariñoso, era una persona muy cariñosa«.

Un artista amante de audiovisual que adoraba el arte en todas sus formas. Lo mismo te pintaba un cuadro, que te cantaba una canción «o cogía una cortina y te hacia una chaqueta como me hizo a mi». Además era una gran amante de la televisión. «¡Imagínate si hubiera conocido Internet!», exclama Julián.

Más de 25 años sin Tino

Tino Casal se marchaba para siempre un 22 de septiembre de 1991. «Era un domingo por la mañana. Mi mujer cogió el teléfono y se puso histérica al enterarse de la noticia, no paraba de llorar. Me costó mucho superarlo», nos cuenta emocionado Julián.

tino casalY es que a Tino Casal le quedaban muchos sueños por cumplir. Y es que pesar de pillarle en plena crisis de los 40, con la que no estaba demasiado contento, sí que tenía muchas opciones profesionales por las que tirar. «Tenía pendiente firmar con Sony, irnos a Tokio a grabar, barajaba por entonces hacer el musical de ‘El Fantasma de la Ópera’…».

«De la piel del diablo. La colección definitiva»

Sueños y puertas que nunca se abrieron por culpa de la carretera. Ésa que apagó una voz pero no la luz que sigue desprendiendo su leyenda más de 25 años después de su muerte. Un artista al que ahora seguimos recordando gracias a «De la piel del diablo. La colección definitiva», un álbum con textos de Julián Ruíz que contiene los grandes éxitos y los otros grandes temas algo más «olvidados» del mítico artista.

Pincha aquí para escuchar la entrevista completa a Julián Ruiz para www.100x100musica.es

Nuestro agradecimiento más sincero a Julián Ruiz por su amabilidad y generosidad al compartir con nosotros sus recuerdos en primera persona para este reportaje.

Otras publicaciones relacionadas:

¡Síguenos en Facebook y/o Twitter!

Toda la información sobre la música en español está en 100x100musica.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies
X