Los cantautores brasileños se subieron juntos al escenario del Teatro Circo Price el pasado 19 de julio para conmemorar los poemas de Vinicius de Moraes para recordar los temas más conocidos de “Vinicius de Moraes en la Fusa” y repasar también sus mejores temas en solitario.

Toquinho convirtió el Teatro Circo Price de Madrid en el pequeño café la Fusa casi medio siglo atrás. El artista brasileño revivió la música popular de su tierra de la mano de uno de los padres de la bossa nova: Vinicius de Moraes. Para ello, contó con la compañía de su paisana María Creuza para contagiar la alegría de sus letras y ritmos.

toquinho y maría Creuza

Los tres músicos decidieron, hace cuarenta y siete años, ofrecer una serie de recitales para un reducido público en el cafecito bonaerense de la Fusa. El éxito de estas actuaciones, hizo que más tarde editaran un álbum muy internacional titulado Vinicius de Moraes en la Fusa. Un disco muy natural que hizo sin mucha planificación pero que se consolidó como una de las obras más populares de la música brasileña de todos los tiempos.

El nombre artístico de Antonio Bondeolli se remonta a su infancia cuando le llamaban “toquinho de gente” que significa “pequeñito”. En esa época ya se topó con la música. A los catorce años inició sus lecciones de guitarra comenzando su carrera profesional como instrumentista y acompañante y formó parte en 1964 de En la onda de la oscilación. Dos años después, publicó su primer LP instrumental La guitarra de Toquinho. La primera vez que escribió la letra para una composición fue en la canción Luna llena incluida en el LP Chico Buarque de Holanda (volumen 2) del trabajo de Chico Buarque a quien le une una fuerte amistad.

En 1970 participó junto a Vinicuis de Moraes y a María Creuza en una serie de conciertos en el café concert La Fusa de Punta del Este (Uruguay). Esta unión fructiferó en 120 canciones, 25 discos y más de 1000 actuaciones en Europa y Latinoamérica.

Su primer trabajo en solitario llegó en 1973 con Botiquín. A partir de aquí, viajó con su música por Italia, Colombia, Japón y España. En la década de los ochenta grabó una versión de Acuarela en español a dúo con la cantante mexicana Guadalupe Pineda. Tras el fallecimiento de Vinicius decidió continuar con su activismo a favor de la infancia. Ya en 1990 lanzó el disco número cuarenta y dos, A la sombra de un Jatobá. En este trabajo mezcló varios estilos musicales, desde baladas de Steve Wonder, hasta la samba de Clara Nunes. Poco después, BMG-Ariola produjo para el mercado italiano una colección de sus veinte canciones más representativas. En 1999 participó como jurado en el Festival de San Remo junto a José Carreras y Ennio Morricone. Toquinho acumula casi cien proyectos discográficos.

Por su parte, María Creuza nació en 1944 y cosechó gran popularidad como presentadora del programa de televisión Encuentro con María Creuza. En 1966 se atrevió con la música interpretando canciones del compositor Antonio Carlos Pinto. En 1971 editó el que se considera su mejor disco en solitario Yo…María Creuza. Un año más tarde grabó junto a Vinicius y Toquinho, Sé que te amaré, que contiene el mítico tema Que maravilha.