“Qué me estás cantando” es el libro mediante el cual Fidel Moreno ha querido contar la historia a través de las canciones. De esas composiciones que han sabido sobrevivir al paso del tiempo y que han terminado siendo el mejor testimonio de cada época de nuestro país. Un personal ensayo que recorre la historia de España en el S.XX español hasta 1976 gracias a canciones como “La bien pagá”, “Tatuaje”, “Y cómo es él” o “Libertad sin ira” que nos permite adentrarnos en la historia personal y cultural de nuestro padres y nuestros abuelos.

Entrevista a Fidel Moreno: Pedro Ángel Sánchez

Fidel, ¿cómo surge la idea de escribir un libro de estas características?

Porque desde muy pequeño he tenido un romance con la canción. Surgió al terminar un doctorado que estaba estudiando. Tenías que hacer una tesis doctoral y decidí hacerla sobre el fenómeno social que se desató en España con la primera edición de Operación Triunfo. Me pareció que en aquel programa había muchos signos de la época y del espíritu del tiempo que estábamos viviendo y a la vez comprendí que necesitaba tener un abanico de tiempo mucho más amplio para ver las transformaciones culturales y sociales que se estaban produciendo y que quedaban reflejadas en la música. Fue así cuando empecé a ampliar el marco y decidí hacer esta historia cantada del S.XX español.

Eres escritor, periodista, músico… Es un libro hecho a tu medida.

Sí, yo además soy partidario de acercarme a cualquier realidad desde cualquier punto de vista. Por eso yo no quería contar una historia y buscar unas canciones que la ilustraran. Lo que me apetecía era escoger unas canciones determinadas y ver qué era lo que me contaban esas canciones.

A partir de ahí seleccioné las canciones de cada momento histórico y a partir de ahí traté de explicar el contexto, la letra, la música, los compositores… en función de lo que fuera más significativo de cada una.

¿Se puede hablar de la historia de un país a través de sus canciones?

Yo creo que sí, creo que lo que el libro demuestra es la potencia que tienen las canciones como testimonio de un tiempo y un país. Es curioso porque las canciones más escuchadas de cada época siempre aportan un retrato, a veces sentimental, a veces político, a veces de protesta… No dejan de ser un testimonio popular.

No deja de ser sorprendente que la canción más escuchada de la posguerra, del año 46, en aquellos tiempos de hambre, sea La vaca lechera, cuando en esos tiempos de escasez tener una vaca lechera era un sueño. O que años después, cuando la leche ya era un producto normalizado en las casas llegara La canción del Cola-Cao, que nos permitía disfrutar de esa leche con sabor a chocolate. Fue el primer paso hasta una primera sociedad de consumo que terminaría llegando años después. O, por ejemplo, A la lima y al limón, la canción más escuchada del año 40. Un tema que cuenta la historia de una chica que se va a quedar soltera y que coincide con un momento histórico en el que muchos hombres habían muerto o habían tenido que exiliarse debido a la guerra.qué me estás cantando¿Esa influencia y testimonio de la música sigue existiendo hoy en día?

Sigue pasando, lo que pasa que ahora asistimos a un panorama cultural mucho más fragmentado debido a la tecnología. Sin embargo, en la España de los años 40 el único medio que existía era la radio y eso hacía que existiese un público cautivo que solo escuchaba aquello que le llegaba a través de su ese invento mágico.

En Qué me estás cantando pasas por momentos históricos como la dictadura, la guerra civil, la posguerra, la transición… Momentos en los que las ideologías políticas son muy sensibles. ¿Contar nuestra historia a través de las canciones hace que ese relato sea mucho más objetivo?

Yo creo que sí, lo que pasa es que no cabe duda que para hablar de esas canciones se requiere una interpretación. Lo bueno es que la canciones al final no hablan de ideologías, esas están muy por encima de lo que estos temas transmiten. Las canciones reflejan los cambios que se producen en el fondo de una sociedad. Ese fondo histórico en el que se va viendo cómo va cambiando la idea del amor, las relaciones entre hombres y mujeres, el modelo de hombre y de la mujer, la visión del mundo…

Las canciones nos permiten volver a la época de nuestros padres y nuestros abuelos de una manera emocional y sentida. Y nos permiten palpar cómo enfrentaron la vida porque, independientemente de lo trágica que haya sido la historia de España, hubo también felicidad, momentos de alegría, amor y risas.

En el libro nos acercamos a la historia de La bien pagá, Tatuaje, El Porompompero o a canciones de Mari Trini o Perales…

Son canciones que todo el mundo conoce, por eso son canciones populares. Porque todo la gente se ha adueñado de ellas. Y lo son porque a lo largo de los años mucha gente se ha identificado con ellas.

Las canciones populares no son más que documentos que la gente se aprende de memoria y que son capaces de traspasar generaciones. Y eso se consigue porque la música es el arte más accesible y más popular de todos.

Fidel, ¿cuánto tiempo ha llevado la elaboración de Qué me estás cantando?

Mucho. Hay que ver el año de publicación, recorrer archivos… No ha sido fácil. Han sido diez años elaborándolo. Y ha costado porque a la canción popular no se le ha dado el sitio que se merece, se le ha infravalorado porque ha habido siempre cierto desprecio hacia ella. De hecho, hay pocos libros que hablan sobre la historia de las canciones de España. No se le ha dado el rango que tiene de gran hito cultural.

Si quieres conseguir Qué me estás cantando, Memoria de un siglo de canciones de Fidel Moreno, puedes hacerlo haciendo click en este enlace.




¡Síguenos en Facebook y/o Twitter!

Toda la información sobre la música en español está en www.100x100musica.es