Reportaje: Pedro Ángel Sánchez (@pedroangelsanch)


Se cumplen 44 años de la muerte de Nino Bravo. Un cantante que con tan solo tres años de carrera discográfica y cinco discos publicados alcanzó la popularidad y el aplauso de varias generaciones. Y es que, aunque su vida se truncó de repente un 16 de abril de 1973, su música y sus canciones siguen más que vivas en la memoria sentimental de nuestro país.

La vida y la trayectoria profesional de Nino Bravo no fueron demasiado longevas. Sin embargo, al artista le bastaron tan sólo tres años de trayectoria y cinco discos publicados para conseguir a sus 28 años de edad el aplauso y el reconocimiento de todo un país.

Recordar a Nino Bravo significa hablar de la voz de una década, de canciones que marcaron a toda una generación y que han sobrevivido al paso del tiempo transformándose en auténticos himnos para la música en español. Temas como “Un beso y una flor”, “América”, “Cartas amarillas” o “Libre” están grabados en el ADN de cada uno de nosotros.

Cuando Nino era Manolito

Nacido en un pequeño pueblo de Valencia, Aileo de Malferit, un 3 de agosto de 1944, la vida de Luis Manuel Ferri Llopies, nombre real de Nino Bravo, siempre estuvo marcada por la música. Una pasión que siempre acompañó a “Manolito”, como le llamaban sus amigos y familiares, incluso antes de dedicarse a ella profesionalmente, cuando era un humilde aprendiz de joyero antes de cumplir la mayoría de edad.

Sin embargo, el talento y la portentosa voz del valenciano hizo posible que en 1970 el cantante grabara su primer álbum, Te quiero, te quiero”. Antes, el cantante había fundado el grupo Los Hispánicos a principios de la década de los sesenta, donde hizo sus primeros pinitos sobre los escenarios.

Y la voz se hizo mito

Guillermo J. Ortigueira, periodista y biógrafo de Nino Bravo (autor del libro “Nino Bravo… y la voz se hizo mito”), me reconocía en una entrevista que me concedió en 2015, que el secreto para que Nino se terminara convirtiendo en un verdadero ídolo estaba en que “tuvo la suerte de contar con muy buenos autores para sus canciones, y que a su vez, esas canciones tuvieron la suerte de contar con su voz”.

Guillermo compartió muchas horas con él. De hecho, se conocieron muy jóvenes y vivieron su crecimiento profesional de forma paralela, cada uno en su ámbito.  El periodista, que fue testigo de los primeros ensayos de Nino con su primera banda, reconoce que “Nino era una persona muy afable, muy agradable y curiosamente algo tímido. Sin embargo, tenía su carácter cuando tenía que sacarlo. Entre amigos le encantaba contar chistes, imitaba muy bien el acento mexicano… y nos reíamos mucho con él”.nino bravoSu canción favorita

De 1969, año en el que se metió a un estudio de grabación por primera vez para grabar los temas de su primer disco, hasta 1974, año de su fallecimiento, Nino Bravo grabó 60 canciones. Muchas de ellas auténticos números 1 en España y varios países de Latinoamérica, sin embargo, el intérprete nunca mostró predilección por ninguna
en concreto.

Sí que tuvo preferencia por los autores. Y esos eran claramente Augusto Algueró, compositor del “Te quiero, te quiero”, y los otros creadores de la mayor parte de sus grandes éxitos: Jose Luis Armenteros y Pablo Herreros.

Un hombre familiar

Ante todo amaba su profesión, pero era también era una persona muy familiar. Por eso, aunque en aquella época lo normal era irse a vivir a Madrid para triunfar, como hicieron grandes artistas, Nino jamás dejó “su” Valencia natal.

Precisamente de esa sensación que le producía tener que dejar a los suyos cada vez que tenía que viajar por trabajo dejó testimonio en una entrevista que concedió a Luis del Olmo a principios de los 70: “Tener que dejar las cosas que quieres: a mi hija, mi mujer, la tertulia con mis amigos… cada vez se hace un poco más duro” (Min. 1’03”)

¿Cómo asimiló el triunfo?

“Creo que no se llegó a dar cuenta del éxito que llegó a cosechar. Jamás se lo tuvo creído, ni se llegó a considerar un ídolo. Si bien es cierto que el ídolo empieza después de su muerte”, declara Guillermo J. Ortigueira.

Un mito que ha ido creciendo con el paso de los años gracias a unas canciones que parecen ser eternas.

Los planes de futuro de Nino

Nino se marchó demasiado joven. Tenía tan sólo 28 años cuando un 16 de abril el caprichoso azar acabó con su vida en un trágico accidente de coche. Un viaje de Valencia a Madrid se vio interrumpido en una curva situada en una carretera del municipio de Villarubio (Cuenca), un accidente que terminó siendo mortal.

Una vida que se truncó cuando la carrera profesional del cantante estaba despegando. “Dos días antes de su fallecimiento estuvimos toda la mañana juntos en Radio Valencia, donde yo trabajaba”, nos cuenta Ortigueira. “Al terminar la jornada fuimos un rato a mi oficina a hablar de nuestros asuntos. Y durante esa conversación me contó dos cosas que nunca olvidaré: que había conseguido ganar hasta el momento siete millones de pesetas… y que su mujer estaba embarazada”.

44 años sin Nino Bravo

Han pasado casi cuatro décadas y media de la muerte de Nino Bravo. 44 años desde que el intérprete desapareció, sin embargo, han sido muchos los proyectos musicales que a lo largo de los años han ido publicándose con el fin de reivindicar y mantener vivo el recuerdo del artista.

Trabajos como “50 Aniversario”, en el que colaboraron artistas de la categoría de Paloma San Basilio, Lolita, Mocedades o Sergio Dalma, quienes pudieron cantar a dúo con el valenciano gracias a la técnica es tan sólo un ejemplo.

Además, cantantes como Marta Sánchez, Rosario, Seguridad Social, Luis Fonsi, Paulina Rubio, Amaia Montero o David Bisbal, han versionado algunos de sus temas a lo largo de los últimos años para diferentes proyectos, reivindicando así la figura del artista.

Fue a finales del pasado año cuando Universal Music decidía lanzar al mercado en formato vinilo la discografía del cantante valenciano. De esta manera se reeditaban los cinco discos publicados por Nino Bravo en su breve carrera discográfica: “Te quiero, te quiero”, “Nino Bravo”, “Un beso y una flor”, “Mi Tierra” y “…Y Vol. 5”.

Otras publicaciones relacionadas: