Anoche tenía lugar en el T-Mobile de Las Vegas la XVII Edición de los Grammy Latinos 2016 ante millones de espectadores que pudieron verlo a través de la pequeña pantalla. Una gala marcada por el triunfo de la música colombiana y el recuerdo al recientemente fallecido Juan Gabriel.

Es cada año una de las citas más esperadas para los amantes de la música en español. Una cita con los más grandes artistas latinos del momento en los que se premia el talento, el carisma y el éxito de esas canciones que cada año ponen banda sonora a nuestras vidas.

Una gala repleta de emociones que no dejó indiferente a nadie gracias a momentos que los amantes de la música recordarán durante mucho tiempo.

Desafortunadamente en esta edición poca presencia ha tenido la música española. Sí que lo tuvieron reconocidos artistas colombianos en España como es el caso de J Balvin, Fonseca, Juanes o Carlos Vives, que junto a una ausente Shakira, se hacía anoche con el Grammy a la Mejor canción del año por “La bicicleta”.

Emocionante fue anoche volver a ver juntos también a Jennifer López y Marc Anthony cuando la que fuera su pareja sentimental durante varios años, entregaba al puertorriqueño el Grammy a la Persona del Año. Un reconocimiento que “la López” entregaba al mítico artista tras cantar a dúo el inolvidable éxito “Olvídame y pega la vuelta” de Pimpinela.

Una mirada más que cómplice acompañaba a las palabras que Jennifer dedicaba a Marc ante una audiencia emocionada ante tal acontecimiento. “No es una persona del año, sino de toda la vida y para toda la historia. Es un honor entregarle el premio al increíble, al amor mío, Marc Anthony”, una entrega que como decía la canción, terminó “sellada con un beso”.

Mucho menos afortunado fue el papel que Andrés Ceballos, vocalista de la formación española DVicio, hicieron en una de las galas más vistas del año en toda Latinoamérica. A la hora de entregar el Grammy al Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional otorgado al recientemente desaparecido Juan Gabriel por su trabajo “Los Dúos 2”. Al ver que nadie subía a recoger el galardón, totalmente despistado y más que perdido decía: “No está, la academia se encargará de hacérselo llegar”.

Afortunadamente nuestra representación sí quedó a la altura gracias a Love Of Lesbian, al recibir el Grammy por el diseño de la portada de su álbum “El Poeta Halley”. Por su parte Alejandro Sanz lo conseguía por el Mejor Video versión Larga gracias a “Sirope vivo”. Y Niña Pastori lograba hacerse esta noche con su cuarto Grammy gracias a su álbum “Ámame como soy” dejando para en su historia uno de los momentos más emotivos de su trayectoria cuando dedicaba el galardón “a mi prima, recientemente fallecida. Una de mis mayores fans”.

Otros artículos relacionados: