Entrevista a Rebeca Jiménez y fotos: Gemma R. Vega


El “huracán segoviano” puso rumbo a las Américas hace cinco años . Cual Cristobal Colón, le sorprendió la tempestad y acabó en el sur cuando buscaba el norte. Escribió canciones a golpe de mezcal. Algunas de un trago. Combinación vital con la que selló en la aduana a “Tormenta y mezcal”. Un disco, el tercero en su carrera discográfica, en el que reclama que hace falta amor. En esta entrevista a Rebeca Jiménez para 100×100 Música hablamos con la cantante y compositora. Pero no por mucho tiempo. Su gira le espera. Pura energía.

¿Qué temporal provoca su tercer álbumTormenta y mezcal?

Me inclinaría más por una tormenta eléctrica o un tornado porque he incluido un “Huracán” en el propio disco.

De un fenómeno meteorológico viene el nombre del disco…

Sí, fue una tormenta propia de la época de lluvias en México que empieza a finales de mayo o junio. Estaba en la casa de unos amigos. Eran las doce de mediodía y de repente, sin comer nada, me invitaron a un mezcal. Y me lo tomé. Y justo, en ese momento, se desató una tormenta y me vi con el mezcal en la mano y la lluvia cayendo, con unos fuertes truenos. Me pareció una imagen muy potente y me vino a la cabeza “tormenta y mezcal”. Y ese día empecé a escribir la canción que luego dio el título al disco.entrevista a rebeca jiménez¿Había probado antes el mezcal?

Sí, ya lo había probado. Es una bebida muy típica en México. Allá te invitan a tequila y a mezcal muy rápido. Lo probé por primera vez en una presentación que no recuerdo de qué o a una exposición de pintura…

¿Para celebrar el qué importaría el mezcal a España?

(Risas). Para celebrar casi todo porque soy muy de celebrar. En la vida pasan cosas tan duras y tampoco sabemos qué va a pasar mañana, entonces cada día intento buscar un motivo para celebrar; un concierto, una reunión con amigos, estar aquí rodeada de seres queridos….

¿Se arrepiente de alguna resaca?

Muy pocas veces me emborracho como para tener luego resaca, pero sí es verdad, que alguna vez el tequila sí que te da una resaca fuerte y no me merece la pena. Normalmente bebo cerveza. El mezcal y el tequila son muy fuertes y tengo un límite.

Entrevista a Rebeca Jiménez

Dice la leyenda que el mezcal es una bebida llegada del cielo y que las tormentas eran la respuesta de los dioses a las plegarias, ¿qué rituales ha seguido en este disco?

(Risas). El ritual que practico antes de tocar es tomarme un tequila o un mezcal. Se ha convertido en un hábito que me hace creer que voy a cantar mejor porque calienta la garganta, como cualquier licor. Lo hago tanto en el camerino como en directo porque me gusta brindar con la gente.

El sol andaluz irradia arte, la lluvia del norte sentimiento, ¿qué aporta el frío segoviano?

(Risas). Te despierta, como darte una ducha de agua fría. Despierta inquietudes e ideas.

El disco es un canto al amor. ¿Es el amor el odio al revés?

Puede ser. Es verdad que un sentimiento tan potente como es el de amar se puede convertir, en un paso, en odio hacia esa persona. El odio es la cara B del amor. Yo tiendo a no odiar a nadie.

En su single “Love” reclama que “hace falta amor”. ¿Se ama menos que nunca?

No lo sé. Yo hablo de poner amor en todo lo que hagan. Todo iría mejor si se hace con más amor. Hasta a la hora de dirigir un país por parte de un Gobierno… no entiendo las peleas, ni las guerras… a lo mejor si hubiera más amor no habría tanta crueldad y mejoraría todo. Hace falta amor.

Hace tres años declaró que le gustaría grabar este disco en EEUU, sin embargo a pesar de que México ha resultado ser la inspiración de la mayoría de sus letras, ha acabado en estudios españoles, ¿a qué fue debido?

Al principio sí quería grabar en EEUU pero luego las composiciones tiraron por una onda más latinoamericana. Después, estuve valorando grabarlo en México ya que fue allí donde grabé las primeras maquetas y donde nacieron muchas de las canciones. Pero, una vez en España, surgió la posibilidad de trabajar con Toni Brunet y valoré esto por encima del resto. En uno de los conciertos que di con banda -2016- llamé a Toni para tocar la guitarra y a partir de ese día decidí que íbamos a trabajar juntos. Me alegro de haberlo hecho así.entrevista a rebeca jiménezDesde pequeña siempre ha estado influenciada por la música americana, ¿cómo le sentaron los aires latinos sureños?

La música es muy grande y te puede gustar de todo. En este disco hay hasta influencias clásicas como en “Hasta el infinito”. Un tema que abre un cuarteto de cuerdas y yo canto lírica en los estribillos. Escucho mucha música y esta vez, me he abierto a todo tipo de influencias. Tanto del norte como del sur.

El paso de dejar Warner y apostar por su propio sello discográfico, ¿es un paso atrás o un golpe de autoridad?

Es un golpe de autoridad y en tal caso un paso adelante. Yo estaba muy bien en una compañía multinacional y valoro y agradezco mucho lo que han hecho por mí estos años, pero para este disco no estábamos de acuerdo en cosas. Con lo cual, me plantee tirar por mi lado. No hubo ningún problema. Quise la carta de libertad, grabar yo y montar mi sello. Tampoco sé si los caminos volverán a unirse o qué pasará. Esto supone muchísimo más trabajo para mí, a parte de los artístico tienes que llevar todo lo demás. Cuento con una distribuidora Alta Fonte y una persona que se encarga de la promoción… tengo un equipo alrededor, sino es muy difícil.

Amante del rock y estudiante de física. ¿Cómo es vivir rodeada de hombres?

Me trataron muy bien. En Física, sí que es verdad que toda mi pandilla eran chicos, pero pasé poco tiempo porque me cambié a Filología Germánica. En el rock sí se tiende a pensar que es muy de hombres. A veces me han preguntado si la música es machista, tiendo a decir que no, pero hay un punto en el que siento que un poco sí. También pasa porque el fenómeno fan es femenino, por eso los hombres triunfan más. A nosotras nos cuesta más acumular seguidores.

A los hombres siempre se les pregunta si cada canción es una conquista, ¿por qué nunca se pregunta eso a las mujeres?

(Risas). Es verdad… no sé por qué no se nos pregunta eso a las mujeres. Tenemos derecho también a tener varias conquistas. Yo escribo canciones que por supuesto van dedicadas a gente. Igual que ellos, las mujeres nos inspiramos también en vivencias y en gente.Concierto de Rebeca Jiménez

Por primera vez ha escrito una canción que roza la temática social, “Nadie se salva”. ¿Se ha sentido cómoda?

Sí. Me salió de una manera muy natural. Esta canción le compuse antes de irme a México y es de las pocas que incluyo en el disco de aquella época. La escribí en el 2014, en plena crisis, y estaba todo parado, no pasaba nada. Hablo de la gente que está arriba y que cierra los ojos. Y lo que cuento es que la gente que no está arriba, los de la calle, nos cuesta mucho salir adelante y mucha gente no tiene ni para comer por eso digo que las despensas están vacías. Me salió de arriba y abajo, me fui soltando …pero creo que está contado de una manera metafórica y tranquila, sin meterme tampoco con nadie específicamente.

Entonces, ¿a quién se refiere con la mala hierba en su canción?

La mala hierba, precisamente es eso, va enfocado a que crece en todos los lados, aquí nadie se salva de “ellos”. Salen escándalos por todas partes, no en un solo partido, sino en todos.

Ha estado viviendo en México recientemente, ¿tiene entre manos algún tema sobre el muro?

Todavía no, la verdad. Ni lo había pensado. Estoy al tanto porque pregunto a mis amigos mexicanos. Están un poco revueltos porque es una locura. Para mí, el propio Presidente de EEUU, en sí, es una locura. Me da un poquito de miedo.

¿Las radios españolas también ponen un muro a algunos cantantes?

Sí, sucede. Con este disco, he tenido la suerte de presentarlo en varias emisoras. En Cadena Dial no aprobaron el single “Huracán”, pero en M80 sí. Es difícil que apuesten por novedades en español. Seguiré intentándolo en el resto de emisoras. Voy a pelear mucho.

Concierto de Rebeca Jiménez

¿Se puede hacer una ranchera sin “llorar”?

(Risas). No lo había pensado. Creo que no hay que usar específicamente el verbo llorar pero una ranchera es muy raro que no sea de desamor y desgarrada. Una ranchera de celebración es muy rara. En una ranchera hay que llorar.

Cuando se ha actuado ante 6 000 personas como telonera de Neil Young, ¿se vibra igual al retornar a salas pequeñas?

Es totalmente diferente. Creo que la energía en un sitio muy grande con mucha gente es una sensación muy potente, pero en el fondo los mejores momentos que recuerdo son en salas pequeñas.Concierto Rebeca Jiménez

Fechas gira “Tormenta y Mezcal World tour”

05 de mayo. Burlada (Pamplona)

20 de mayo. Málaga

26 de mayo. Bilbao

01 de junio. Zamora

16 de junio. Valencia

17 de junio. Murcia

Otras publicaciones relacionadas: