Rumano de nacimiento y malagueño de adopción el nuevo disco de Antonio Cortés nos muestra a un artista renovado en el que por primera vez en su carrera nos regala temas inéditos.

Cuatro años de silencio han sido necesarios para tener en nuestras manos un nuevo trabajo de Antonio Cortés, quizá el más personal del artista ya que es el primero cuyo repertorio no está compuesto por versiones, sino por temas compuestos expresamente para él.

El cantante, nacido en Bucarest, fue adoptado en un orfanato de la capital rumana por una familia malagueña que le inculcó su pasión por la cultura andaluza. Sin embargo, su querencia por el arte y por la música ya la llevaba dentro desde que era tan solo un niño.

Apasionado de la copla, tras publicar Lo que a mí me está pasando (2010), Cuando quieras, dónde quieras, cómo quieras (2011) y Los secretos de la copla (2013) ahora, el príncipe de la voz prodigiosa, como muchos le han denominado regresa con el álbum más auténtico de toda su carrera: Volemos alto (2017).antonio cortés volemos altoA la venta desde el pasado 22 de septiembre Antonio Cortés se ha dejado aconsejar por el talento de José Abraham. El conocido productor y compositor ha hecho un disco a la medida de la voz y del talento de un artista aún por descubrir por muchos, dándole a sus canciones un sonido mucho más internacional al que nos tenía acostumbrados, alejándose por primera de la copla.

José Abraham, ha sido el compositor y productor de algunas de las canciones más importantes en la trayectoria de artistas como David Bisbal, Cristian Castro, Tamara, Amaury Gutiérrez o Pastora Soler, para quien compuso La mala costumbre.

Entre las canciones más destacadas de Volemos alto destacan los dos primeros sencillos (Desesperado y Agua bendita), un dueto con Tamara (Caminito viejo) y Mi ángel, canción escrita y basada en la historia personal del cantante y en la precoz muerte de su padre cuando era tan sólo un niño.

Otras publicaciones relacionadas: