Crónica y fotos: Gemma R. Vega


Un concierto de Bertín Osborne siempre es “a su manera”. El cantante ha emprendido una nueva gira en la que interpreta el repertorio de sus últimos trabajos:“Va por ellas” y “Crooner”, arropado por una “Big Band” y un grupo de mariachis.

Bertín Osborne en estado puro. Socarrón, masculino, sencillo y carismático. Así se presenta el artista madrileño en la actual gira iniciada el pasado mes de diciembre. En ella, rinde homenaje a todo aquello que ama: el sexo femenino, los amigos,  Venezuela, su mujer y sus hijos. Para ello, aúna, sobre todo, el repertorio de sus últimos tres discos: Va por ellas (2016), Crooner (2015) y Corazón ranchero(2013).

IMG_0004

Bertín podía haber elegido cualquiera de los caminos (swing, jazz, pop, rancheras…) para conducir el concierto pero ha preferido hacer una mezcla de todos ellos. Un laberinto musical en el que logra encontrar la salida con éxito y sin esfuerzo. Todo fluye con cordialidad. En parte, gracias al respaldo de los 24 músicos que le acompañan, repartidos entre una elegante “Big Band” y el grupo de mariachis. “Esto no lo han visto ustedes en la vida, esto es un pastiche que no lo entiende nadie”, advirtió el cantante.

IMG_3431Osborne desplegó todo su poderío para embaucar a un público tímido durante los primeros compases y terminó “reinando” como en noches de plena juventud. “¡Ay cómo vaya para allá!” respondía a los gritos de guapo que llegaban desde la platea.

Se abrió paso entre los músicos hecho un figurín, de riguroso negro, y con “doce kilos menos”, como él mismo reconoció. No fue hasta el tercer tema de la noche cuando dio protagonismo a su álbum más reciente, “Va por ellas”, repleto de canciones con nombre de mujer “aunque no tuve con ninguna nada personal”, bromeó antes de entonar “Clara”compuesto por Joan Baptista Humet. Merecido recordatorio a un artista que comenzó en la música al tiempo que los ojos verdes de Bertín seducían en la pequeña pantalla con “Amor mediterráneo” (1981). Sorprendió el presentador precisamente con este gran éxito de los ochenta cerca de la media hora de concierto. Fue acogido con ganas por los presentes, a pesar de que no se esperase tan pronto.

IMG_3369

Pop con poso en “Amor mediterráneo”, “Como un vagabundo”, “Cuando aprieta la vida” y “Venezuela”. Estrofas que aliadas con el piano sirvieron como banda sonora del monólogo de su vida. Compartió con el público -como solo él sabe- sus primeros, pero efímeros, empleos y cómo colgó las botas country para poder grabar el primer casete. A continuación, se marcó algún paso de baile con “Bella señora”, como antesala de “Sweet Caroline”, “Santa Lucía”, “Gloria” y la desgarradora “Agárrate a mí, María”.

IMG_3347

La comedia se tiñó de “crooner” para viajar a los años dorados de Hollywood a ritmo de “Fly me to the moon”, “New York, New York” o el himno americano “My Way”. Tan dado él a pasearse por casas ajenas, no podía faltar la conversación de sofá con el gran Frank Sinatra. “Nos invitó a pasar el fin de semana en su casa. Éramos cinco y para desayunar nos ponían un bufé que parecía el Hotel Ritz. Luego nos íbamos a la piscina y hablábamos de todo: de política, de religión, de espectáculos, de mujeres,…de la vida”, relató el cantante, “jamás he visto a nadie que se moviera y cantara como él lo hacía, hacía lo que le daba la gana”, sentenció.

IMG_3506

Lluvia de rancheras. Disfrutó rodeado de los mariachis. Se notó que lleva más de quince años junto a ellos. Empezó con “Amanecí en tus brazos”, para dar paso a “Si nos dejan”, “Me cansé de rogarle”, “Volver, volver, volver”, “México lindo y querido”, “¡Ay, Jalisco no te rajes!”, “Échame a mí la culpa” y cerró el espectáculo con “El Rey”.

Bertín puede que no tenga “trono, ni nadie que le comprenda” pero conquista y reconquista, una y otra vez, porque hace siempre lo que quiere.

IMG_3380

Otras publicaciones relacionadas: