Leonard Cohen nos ha dejado a los 82 años de edad. Novelista, cantautor y poeta, su música ha marcado a varias generaciones gracias a canciones que hoy por hoy son himnos para muchos de nosotros. Su susurro, su forma de cantar tan especial, se apaga para siempre.

De “Hallelujah” a “Dance me to the end of love” o “Everybody knows”. Todos y cada uno de ellos son himnos para artistas y para personas anónimas que nunca olvidarán un legado musical que ahora más que nunca elevan a Leonard Cohen a la categoría de leyenda.

La familia de Cohen comunicaba el fallecimiento del artista a través de sus redes sociales: “Hemos perdido a uno de los visionarios más prolíficos y reverenciados de la música”, lamentaban.

Unas silenciosas velas en su domicilio de Montreal era el homenaje que muchos de sus seguidores hacían nada más conocer la noticia de su muerte. Un canadiense que publicaba hace tan solo unas semanas su último disco y que ha coqueteado con la música en español en más de una ocasión. Los artistas de nuestro país también lo han hecho con su música a lo largo de los años. Es nuestra manera de homenajear a través de 100×100 Música a un mito que ya es leyenda.

Santiago Auserón

La voz de Radio Futura fue una de los privilegiadas para formar parte de un disco grabado en directo en el que voces como la de Santiago Auserón hicieron suyas algunas de las canciones más emblemáticas del internacional artista.

Luis Eduardo Aute

Fue también el caso de uno de los grandes compositores de nuetro país, quién también quiso estar presente en “According to Leonard Cohen”, un trabajo en directo publicado en 2007 en el que el maestro Luis Eduardo Aute se encargó de hacer sonar en español “The future”.

Enrique Morente

Curioso es que el mismo año en el que nos deja Leonard Cohen, se cumpla también el vigésimo aniversario de la publicación de un trabajo que terminaría haciendo historia en la música de nuestro país: “Omega”. Un proyecto musical que revolucionó el flamenco uniendo el talento, la poesía, la voz y la melodía de Cohen, Enrique Morente y Federico García Lorca.

“Omega” fue la visión de Enrique Morente sobre “Poeta en Nueva York” a través de las melodías de Leonard. Fruto de este proyecto nació una amistad eterna entre Morente y Cohen y la pasión por el canadiense  por la figura y la poesía de Federico García Lorca, tanto es así que incluso su hija terminó siendo bautizada con el apellido del poeta. 

Miguel Poveda

Gracias a “Omega” nacieron canciones como “La aurora de nueva York”, un tema que años después ha terminado siendo revisitado por indispensables del género como Manuel Lombo o Miguel Poveda y por artistas tan internacionales como Alejandro Sanz y Antonio Banderas, quienes acompañados por la guitarra de Vicente Amigo, grabaron la canción para el disco publicado en 2002 a beneficio de la Fundación Sabera de Nacho Cano

Sandra Carrasco

Es curioso como de una manera u otra el flamenco siempre ha estado muy unido a las melodías y las composicones de Cohen. Era el pasado año cuando el álbum “Como un corazón” reunía a algunas de las voces más destacadas del nuevo flamenco, entre las que destacaba la de Sandra Carrasco interpretando uno de los éxitos indiscutibles de Cohen, “Hojas de otoño”-

Il Divo

Las voces más líricas tampoco han dejado de lado el repertorio de Leonard. Il Divo sin ir más lejos hicieron suyo uno de los temas más emblemáticos de su trayectoria, “Hallelujah”. Interpretado en español la canción estuvo presente en toda la gira de los cuatro componentes, paseándola por todo el mundo por donde llevaron sus conciertos.

Joan Manuel Serrat

Pocos se han resistido a lo largo del paso de los años a la magia de sus melodías, a su forma de contar las cosas y al sonido envolvente de sus canciones. Incluso indispensables de nuestra música como Joaquín Sabina adaptó al español algunas de sus canciones más conocidas para la edición especial de uno de sus trabajos. En el caso de Joan Manuel Serrat, autor de “Mediterráneo” o “Penélope”, adaptó al catalán “Susana” para el concierto que ofreció el 23 de abril de 1996.

Ana Belén

El gusto y la elegancia de Ana Belén, no sólo por la música de Leonard, sino también por la poesía de Lorca, hizo que no pasara desapercibida para ella una de sus grandes joyas. No es de extrañar por tanto que en su día la cantante y actriz no dejara de incluir en su álbum “Lorquiana” de 1998 el “Pequeño vals vienés” .

Reportaje: Pedro Ángel Sánchez (@pedroangelsanch)

Toda la información sobre la música en español está en www.100x100musica.es