El año de Rozalén termina con un balance más que positivo. Más de cien conciertos a sus espaldas, el reconocimiento de la crítica y del público y un disco que se mantiene entre los más vendidos de nuestro país más de un año después de su publicación resume un 2018 cargado de buenas noticias para la cantante y compositora manchega.

Por Pedro Ángel Sánchez

Desde que en 2013 Rozalén publicara su album debut, Con derecho a…, muchas cosas han pasado en la vida de María. Poco podía imaginar la albaceteña que en tan solo cinco años sus sueños y expectativas llegarán más allá de lo que nunca hubiera imaginado.

¿Las culpables? Sus canciones. Temas como Saltan chispas, 80 veces, Ahora, Será mejor o Justo. Composiciones que en muchos casos han pasado de ser algo más que un éxito para convertirse en himno. Algo que ha ocurrido con canciones como Comiéndote a besos, en la que canta al amor por encima de enfermedades como el VIH; Girasoles, la canción favorita del pequeño Gabriel que en tiempos de rabia y rencor se transformó en todo un canto a la buena gente; o La puerta violeta, ya una canción imprescindible para reivindicar la lucha contra la violencia de género.

Canciones que unidas al carisma, la espontaneidad y una voz más que reconocible han hecho de ella una de las artistas imprescindibles dentro de la música en español. Quizá por eso a María se le ha quedado pequeño nuestro país. De ahí que no le haya quedado más remedio que este año «cruzar el charco» para llevar su música en directo a otros países como Colombia, Argentina, México o Chile, sin olvidarnos también de sus conciertos en Irlanda e Inglaterra.

Un año de Rozalén marcado por las muchas colaboraciones que ha llevado a cabo con grandes artistas de nuestro país, ya sea cantando a dúo, o haciendo suyas algunas de sus composiciones. Intérpretes de la categoría de Ana Belén, Raphael, Estopa, David Otero, Funambulista, Pedro Guerra, Shinova, Andrés Suárez pasando por Víctor Manuel, Alejandro SanzEl Kanka o Ana Torroja, entre otros muchos, que no han podido dejar de rendirse a los pies de la albaceteña.

año de rozalén

Un 2018 en el que Cuando el río suena… se ha mantenido a lo largo de los doce meses en los primeros puestos de la lista oficial de ventas. Un posicionamiento que sigue manteniendo actualmente tras haberse convertido en Disco de Platino y haber sido nominado doblemente en la última edición de los Grammy Latinos.

Tan buena estrella no podía evitar que su primer libro, Cerrando puentos suspensivos..., publicado el pasado mes de noviembre, se haya convertido también en todo un éxito en ventas.

Quizá por eso a los más de cien conciertos llevados a cabo por María y su banda a lo largo de este 2018, entre los que se incluye su primer concierto en el Wizink Center de Madrid, no haya podido evitar sumar ya una segunda cita para el 14 de junio de 2019 junto a los ya confirmados en el Sansan Festival, en A Coruña y los que están por llegar.

Quizá por eso también, María, haciendo balance de este 2018,  solo puede trasladar agradecimiento por todo lo vivido. «Voy a necesitar un tiempo para digerir todo lo ocurrido en este año», decía hace tan solo unos días en sus redes sociales justo antes de tomarse un merecido descanso.

«Estoy feliz… Y a la vez triste, porque los más de cien conciertos de este año han sido, sin ninguna duda, los momentos de más emoción y plenitud. Y os echaré de menos y echaré de menos a mi ‘equipazo’, aunque sea poquito tiempo, porque cuando yo no canto el alma se me pone triste. Pero me haré caso y tendré que revivir para poder saborearlo todo».100x100 Música

Un tiempo de descanso que María romperá el 7 de febrero para participar en el I Concierto Nacional Contra La Violencia de Género en el Palacio Municipal – Campo de las Naciones de Madrid junto a otros importantes de nuestra música.

Será solo la primera cita de las muchas que nos queda por compartir con Rozalén en 2019. Un año para seguir compartiendo música, canciones, emociones y buenos momentos con una artista que sigue transmitiendo la misma ilusión y emoción que contagiaba en esos primeros conciertos que ofrecía en salas pequeñitas como Libertad 8, de los que muchos ya disfrutábamos hace años.

Un 2019 para seguir disfrutando de una mujer a la que todo el mundo admira, a la que todo el mundo adora. Y es que, ya que con ella la cosa va de refranes… «algo tendrá el agua cuando la bendicen».

¡Larga vida a Rozalén!

Si quieres conseguir material del último año de Rozalén o algunos de sus últimos trabajos puedes hacerlo a través de este enlace a Amazon.



¡Síguenos en Facebook y/o Twitter!

Toda la información sobre la música en español está en www.100x100musica.es